23 de diciembre de 2008

"El intercambio", bisturí bajo la bocina


- Doctor, el paciente está muy grave, parece no responder...
- Sí, vamos a tener que volver a llamarle. Diles que lo hagan pasar

Clint Eastwood irrumpió en la sala de operaciones, llevaba un bisturí en la mano. "Siempre me toca reanimarlos a mí, aquí nadie sabe hacer su trabajo", dijo el veterano director. Sobre la mesa, el cine, en estado crítico. Su salud siempre había sido irregular: de joven disfrutó de unos muy buenos tiempos, normal a su edad. Pero se hizo mayor y algo conservador, pasando a preocuparse más por los asuntos económicos que por el afán creativo y artístico que lo movía al principio. Nunca antes había estado así.

"El intercambio" es ese bisturí, y Clint Eastwood es ese cirujano. Si yo fuera director de cine, o una de dos, lo admiraría o le tendría envidia. Porque no puede ser. No puede ser que queden tan pocos buenos directores. Que siempre sea Clint el que firme la mejor película del año. No puede ser. ¿Se les ha olvidado hacer cine al resto? ¿O es que Clint es tan bueno?

"El intercambio" es una buena película. Una muy buena película. Muchos dicen que una obra maestra y la mejor de su carrera, pero yo no llegaría a tanto. Creo que "Mystic River" es superior.

¿La trama? Una mujer que pierde a su hijo, intenta recuperarlo y al tiempo es encontrado por la policía. La sorpresa: el hijo que le devuelven no es su hijo. No es necesario decir más. Una buena historia basada en hechos reales que el director consigue hilar con maestría, con clase, como sólo él sabe hacer. Te lleva por aquí y por allí, te coge de la mano, echa a correr y no le pillas, te pierde en una esquina y te da un susto en la otra para sorprenderte a lo largo de la historia. Como los buenos directores, hace que una trama complicada parezca fácil de contar. Pocas personas saben mostrar como él lo hace la angustia humana, el contraste de intereses y sentimientos, las contradicciones y el poder de la incertidumbre y la duda.



Para conseguir que todo esto dé resultado, en primer lugar, Angelina Jolie. Vayamos por partes. Una actriz archifamosa, archiconocida y architodo, quizás demasiado. Por eso asusta, porque tienes miedo de que ella sea la protagonista y arruine un trabajo que podría ser perfecto. Pero no, Jolie lo hace bien, francamente bien. El mejor trabajo de su carrera como actriz. Muchos dicen que suena para el Oscar, pero yo no lo tengo tan claro. Jolie está bien, pero habrá que ver cómo está el resto. Sigo viendo en esta actriz algo que me aleja de su parte interpretativa. Creo que son sus labios. Son tan exageradamente grandes que no puedo mirarle a los ojos. Y cuando le miro a los ojos no puedo mirar a sus labios. Y cuando intento mirar a los dos sitios me pierdo, y dejo de prestar atención a lo que dice su personaje. No es un problema suyo, es mío. Esos labios rojos como una fresa, tan grandes, me distraen.

A su lado, uno al que Clint ha querido tener para no fallar. No ha querido jugársela, y ha acertado: John Malkovich, que en la película interpreta el papel de un reverendo. Como siempre, genial. ¿Llegará el día en que alguien se dé cuenta de que este hombre es un actorazo? Y hablando de buenos actores, alguien que, me atrevo a decir, puede sonar a los Oscar como actor de reparto, secundario o lo que sea: Jeffrey Donovan, el poli malo. Su sonrisa me pone de los nervios, su frialdad, sus gestos, su falsedad, me producen rabia hacia su personaje. Por lo tanto, objetivo cumplido, personaje redondo, actuación perfecta. Muy bien.

Cierran el reparto varios actores de renombre en el mundo de las series. Por un lado, Michael Kelly, aquel soldado de la magnífica "Generation Kill", que interpreta ahora a un detective. Muy bien. Por el otro, aunque con un papel bastante pequeño, mi querida Amy Ryan, de "The Office" y "The Wire". Me encanta esta mujer, aun haciendo de loca o de lo que sea. Me encanta.

Así que, he aquí un repaso a la película que junto a "El caballero oscuro" salva los muebles de este triste 2008, que pasará a la historia por no pasar a la historia. Vuelve el cirujano Clint y regresa el buen cine. Dentro de poco, otra película, por si hay mono de Eastwood, en su último papel como actor: "Gran Torino". Comienza la carrera hacia los Oscar. Qué pereza.

3 comentarios:

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

No he visto "El intercambio" ni creo que la vea nunca por que no me interesa su temática, pero que vosotros renovéis después de 2 meses se merece un Oscar

Saludos

Miguel dijo...

jaja Gracias gracias, los fans lo estaban pidiendo a gritos!

Pues te la recomiendo eh, de verdad, una de las pelis para ver este año. No te guies por la temática hombre

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Gran recomendación Josemi!! Es una de esas pelis que hay que ver en el cine. Y gracias por volver, xD