22 de enero de 2010

'Avatar' no es el futuro


Dicen que el futuro del cine está en el 3D, y puede que lleven razón. Que realmente el cine haya dado un paso más en su lógica evolución que exigen los tiempos. Si quiere sobrevivir, tiene que innovar. Y si quiere zafarse de la piratería, tiene que ofrecer un producto único e irrepetible. Tiene que encontrar la manera de diferenciarse del resto de ofertas que pululan por ahí para poder ofrecer algo que no podamos obtener en otros lugares.

Por eso digo que el cine hace bien en descubrir otras vías y en explorar nuevas posibilidades. Así como en su momento el cine tuvo que introducir música, diálogos, color o efectos especiales, ahora parece ser el turno de dar el salto a esas nuevas experiencias.

Imagino al hombre que por primera vez vio una película en la que los personajes hablaban, las ropas eran de colores o los protagonistas luchaban con espadas láser. “¿Qué demonios es esto?”, se preguntarían. Porque ni la primera película en color fue buena (‘La feria de las vanidades’), ni la primera que introdujo el sonido pasará a la historia por su narración (‘El cantante de jazz’). No eran buenas películas, simplemente introdujeron cambios novedosos, pero no fueron buenas películas.

Ayer vi ‘Avatar’, la nueva película de James Cameron, y probablemente me sentí como aquellas personas que después de ver una película de Chaplin se enfrentaron a un tostón de filme en el que los personajes hablaban, pero donde la trama era una auténtica patraña.

‘Avatar’ es algo parecido. Se le reconoce el mérito de la técnica y de la innovación. Supone un punto y aparte o, digámoslo así, una primera piedra de toque. Es un espectáculo visual que despierta los sentidos, es un mundo lleno de colorido, animales y seres realmente extraordinarios. Comprobar la profundidad de los elementos y cómo estos interactúan entre sí es una experiencia realmente impresionante.

Pero esa sorpresa no dura más de 30 minutos. Lo que va entre ponerse las gafas, sacarse una foto para enseñársela a los amigos, mirar a la pantalla, comentarle algo a la persona que te acompaña y descubrir cómo los gadgets de los personajes parecen salirse de la pantalla.

Pero como digo, la sorpresa dura tan sólo 30 minutos. Después vienen las reglas del cine, la justicia cinematográfica. Y en ese juzgado, las películas son condenadas por sus historias y no por su apariencia. Y en ese juicio ‘Avatar’ no tiene nada que hacer, así como un asesino no puede salvarse de la decisión de un tribunal por muy limpio y planchado que lleve su traje.

‘Avatar’ tiene una historia completamente predecible. Desde su planteamiento inicial, la película no sorprende al espectador y se pierde en clichés del cine comercial. Es decir, malos muy malos, buenos muy buenos, un mundo al que salvar, una batalla final, una pareja, amor, ecología barata… y tiros, muchos tiros, naves y robots de los que ya empezamos a cansarnos una vez que superamos la trilogía de ‘Matrix’.

Sin embargo, que ‘Avatar’ no sea una buena película no quiere decir que el 3D esté necesariamente condenado al fracaso. Al contrario, el 3D puede abrir nuevas y diferentes posibilidades de exploración cinematográficas. Pero si quiere triunfar, deberá recordar que en la memoria únicamente perduran las historias inolvidables. Los parques de atracciones como Disneyland no existirían de no ser por ‘Aladín’, ‘El Rey León’, y demás historias inolvidables.


PD: Es insultante que esta película se haya llevado el Globo de Oro a mejor filme y director. Veremos qué pasa en los Oscar.

2 comentarios:

95link dijo...

esa es una critica un poco rara debido a que la mayoria de las personas no piensan asi, si la pelicula fuera mala no estaria todavia en el cine por ya casi !!3 meses !! no hay una sola persona que me haya dicho que es mala, y respetando esta critica, toda pelicula puede tener temas tipicos y predecibles que en eso si estoy deacuerdo pero la historia vale la pena y es comico como al final de la pelicula estamos del lado de los navi y no de la raza humana jajaja o por ejemplo el hecho de que ahora nosotros somos los "aliens" que llegamos a invadir otro mundo...

José Miguel Sánchez dijo...

Gracias por tu comentario 95link, pero sin embargo creo haber expuesto bien por qué no es una buena película. Su éxito en taquilla no justifica la calidad de la película, así como Spiderman 3 era una de las peores películas de la historia y consiguió un gran éxito de taquilla. El principal problema de Avatar consiste en que nada se le da al espectador para que juegue, para que imagine qué puede pasar dentro de la historia. Desde la primera media hora sabes cómo va a terminar la película, sabes quién ganará, quién se enamorará de quién y qué frases y estereotipos repetiran los malos malísimos (escena de la taza en el helicóptero). Además, su moralina me resulta bastante molesta: ese mensaje ecologista no acaba de convencerme del todo y ese apuntar al ser humano como el causante de todos los males también me resulta molesto (parece plantear algo así como lo que pasó con el arca de Noé).

Por otro lado, yo sí he hablado con personas a las que la película les ha resultado una estafa. (http://cinemascope35.blogspot.com/2010/02/avatar-esa-mamarrachada.html)

Un saludo y gracias por pasarte por aquí.